La agorafobia es un trastorno de ansiedad caracterizado por miedo intenso a estar en lugares donde escapar sería difícil como por ejemplo aviones o autobuses. No obstante, no hay que confundirla con la claustrofobia, ya que son dos cosas totalmente distintas. Las personas con agorafobia pueden experimentar los ataques de ansiedad incluso en lugares abiertos, en la calle, en un parque, o en otro tipo de sitios. Estas personas en muchos casos no pueden salir de sus casas, o no pueden hacerlo solas, y la afección se manifiesta con síntomas físicos intensos de miedo y ansiedad.

 

En prevención de que ese tipo de ataques de pánico, el afectado desarrolla estraegias de evitación, que consisten en evitar exponerse a aquellas situaciones o lugares que él entiende que  podrían generar la aparición de dichos ataques de ansiedad. En esta web, intentaremos dar respuesta al interrogante de cómo curar la agorafobia, aunque debes tener en cuenta que eso en gran medida depende más del paciente que de las tarepias.

 

Definición de agorafobia

sintomas-agorafobiaLa fobia es un trastorno que se acentúa debido a un objeto o a una determinada situación y que en la cotidianidad no representaría en sí un peligro. Las personas con fobias son conscientes que sus medios son excesivos o inadecuados pero aún así reaccionan de manera totalmente exagerada para evitar el objeto o la situación que les provoca la fobia. Normalmente a todos nosotros ciertas situaciones o determinados objetos nos pueden hacer sentir incómodos, pero para una persona con este trastorno de ansiedad, esas situaciones u objetos les producen un miedo perturbador e irracional, lo que afecta su vida diaria.

 

Aunque está reconocida como enfermedad por la OMS, es un trastorno de ansiedad, y no hay que confundirla con una enfermedad mental, puesto que no existe un daño a nivel neuronal o físico. El paciente no pierde el contacto con la realidad, sino que simplemente sufre episodios recurrentes de intensa ansiedad al estar en determinados sitios o situaciones, y/o desarrolla mecanismos de evitación como mecanismo para evitar que le vuelva a aparecer uno de estos ataques de pánico.

Se considera una fobia específica si se limita a tres o menos situaciones específicas (esto es si se manifiesta cuando el paciente visita diferentes lugares).

agorafobia-causas

 

Síntomas de agorafobia

La agorafobia se caracteriza por la tendencia a evitar lugares desconocidos, permanecer en casa por largos períodos de tiempo, además de vivir excesivamente en soledad y a perder el control en público. Produce una creciente necesidad de depender de otras personas para ir al trabajo o a estudiar, hacer las compras, o todas aquellas situaciones que requieren salir de casa. Otros síntomas incluyen ansiedad severa o ataque de pánico, que se manifiesta incluso a veces con temblores, hiperventilación, agitación, palpitaciones, mareos y sudoración. También puede haber náuseas, un sentimiento de impotencia o experimentar una sensación de que el cuerpo o el mundo no es real. En la mayoría de los casos, los síntomas pueden calmarse con medicación, aunque debes tener en cuenta que para curar la agorafobia esta debe ir acompañada de otros tratamientos psicológios que mencionamos más hacia adelante.

 

Criterios diagnósticos

Se diagnostica cuando ocurren ataques de pánico, cuando se evita de cualquier manera estar en lugares públicos o en situaciones donde pudiese ocurrir un posible ataque de ansiedad. No debe haber precedentes de ataques o trastornos de pánico anteriores al inicio de los síntomas, para este diagnóstico.

No debe confundirse con otros como la fobia social, en cuyo caso hay un miedo irreal a relacionarse con desconocidos, ser el centro de atención en eventos sociales, hablar en públicos, formar parte de eventos sociales o fiestas en donde exista la posibilidad de ser evaluado o de ser rechazado. Por lo general, la mayoría de personas con agorafobia no tienen problemas de timidez, sino que en su caso los factores que disparan la aparición de los ataques de pánico son otros distintos.

 

ansiedad

 

Se puede diagnosticar si los ataques de pánico son repentinos y repetitivos y completamente inesperados, y concuerdan con los parámetros o factores habituales que desencadenan la aparición de los síntomas. Un ataque de pánico debe ir seguido de al menos un mes de preocupaciones continuas sobre el resultado del ataque (sentir que está próxima la muerte, pérdida absoluta de control, etc.) o un cambio brusco, en particularmente aquellos que afectan el empleo o las relaciones familiares, íntimas o sociales de la vida diaria. Para que la agorafobia pueda ser debidamente diagnosticada dichos ataques de pánico no pueden deberse al abuso de drogas, medicamentos y no pueden ser producto de un trastorno mental diferente, como la fobia social.

 

Trastorno de Pánico

En un tercio de los casos, se diagnostica con trastorno de pánico. El trastorno de pánico se caracteriza por ataques de pánico frecuentes, también llamados ataques de ansiedad. Un ataque de pánico es un ataque repentino de reacción extrema, miedo y sentimientos de ansiedad y a veces también de culpa. Estos ataques en ocasiones pueden ir también acompañados de manifestaciones físicas, como  respiración entrecortada, náuseas, dolor de garganta y asfixia y puede haber un miedo intenso a perder el control. En muchos casos los pacientes que experimentan ataques de pánico, sienten que tendrán un ataque al corazón o que morirán.

 

Los ataques de pánico pueden provocar que los pacientes queden literalmente paralizados y no son capaces de moverse fácilmente o de pedir ayuda. En consecuencia, estar en lugares públicos donde hay mucha gente, como supermercados, transporte público, etc, causa mucha ansiedad y los pacientes evitan en la medida de lo posible salir de sus casas. Debido a todo esto, los momentos de alegría o satisfacción de la vida diaria de los pacientes son muy escasos y limitados.

 

ataques-de-panico

 

Cómo curar la agorafobia

El tratamiento típico, con o sin trastorno de pánico, consiste en terapia cognitivo-conductual (TCC) y terapia farmacológica antidepresiva, También en ocasiones funcionan terapias como el psicoanálisis si bien es necesario acudir a alguien con la debida formación académica y años de experiencia. No obstante, no siempre se consigue sanar la agorafobia, pues no es un problema que resulte fácil de superar. Hace falta mucha fuerza de voluntad por parte del paciente, puesto que este debe enfrentarse a sus miedos y salir de su zona de confort emocional.

 

Enfrentarse a los miedos

El terapeuta, de forma adrede, indicará al cliente una serie de medidas para que este se enfrente de modo progresivo y controlado a sus miedos, mientras enseña al paciente métodos de control. Cuando esto se lleva a cabo correctamente, poco a poco las sensaciones que producen las fobias pueden ser controladas, a medida que uno adquiere más recursos psicológicos y emocionales. Los miedos, parecen ser menos atemorizantes para el paciente según avanza la terapia. Otro tipo de técnica de exposición usada para tratar a las personas con agorafobia se enfoca en ayudar al individuo a identificar los pensamientos que le produzcan miedo, a ver la irracionalidad de los mismos, y a dejar de sentirse una víctima de ellos. El terapeuta les ayuda a desafiar dichas fobias y a vencerlas.

 

curar-la-agorafobia

 

Medicación

Es importante tener en cuenta que los medicamentos sólo ofrecen protección desde el momento en que se toman, y que los síntomas reaparecen después de la duración de sus efectos. Por lo tanto, acompañar tanto al psicólogo como al psiquiatra en un trabajo conjunto es crucial para un mejor resultado.

Es un hecho que muchas personas son reacias a consumir medicamentos por diversas razones, algunas no aceptan o niegan el derecho a hacerlo, incluso si son diagnosticadas por un psiquiatra, otras porque no quieren intoxicar sus cuerpos con drogas, esto acarrea un problema debido a que muchos dependen de las drogas para evitar los trastornos.

 

La meditación es un gran aliado porque relaja el cuerpo y la mente. Cada vez que el paciente sufre una crisis, su cuerpo y su mente están completamente desequilibrados y la meditación le ayuda a recuperar la compostura y el balance evitando así que el pánico sea incontrolable. No obstante, no pienses que la medicación va a hacer posible curar la agorafobia. La medicación sirve para paliar los síntomas, pero no corrije la causa del problema, por lo que no hay que esperar la curación si no va acompañada de terapias psicológicas

 

La actitud mental

Otra cosa que el paciente debe tener presente es que se encuentra en total control de la situación, así que al momento de sufrir una crisis, conviene repetirse a sí mismo un mantra: “yo tengo el control”, “puedo controlarlo”, “puedo controlarlo”, “puedo hacerlo”. La constante repetición de este tipo de frases tan sencillas genera que el cuerpo se calme, la respiración se desacelere y el ritmo cardíaco regrese a niveles normales. Pequeños consejos como este, pueden ser de una gran ayuda para superar la agorafobia.

 

Imagínese que el paciente está en medio de una clase con muchos estudiantes alrededor y de repente experimenta una crisis. En ese momento debe repetir el mantra para mantener la serenidad: “yo tengo el control”, “puedo controlarlo”, “puedo hacerlo”. Siempre es imperativo que el paciente recuerde que, literalmente, está en control total de la situación. Se hace esencial que uno tenga la sensación de empoderamiento, de optimismo, de seguridad en sí mismo, en lugar de estar en una dinámica de victimismo y miedo.

 

Cualquier psicoterapeuta con amplia experiencia en el manejo de estos trastornos indicará que el trabajo o el ejercicio deben hacerse constantemente y con dedicación, de esa manera el paciente será capaz de percibir los resultados.La manera más fácil que un paciente con trastornos mentales logre superarlos es enfrentándolos, no es fácil, pero se puede. Luego de varias sesiones y poco a poco, con la debida asesoría profesional, el paciente irá aumentando la “dificultad” y ganando seguridad y fe en sí mismo.

Después de que el paciente ha experimentado por lo menos diez o doce veces alguna situación en donde se active el trastorno y ha logrado dominar por completo las fobias, podemos decir que está cerca de poder controlar la situación, hasta llegar a librarse por completo de la fobia que padece si continúa con la terapia.

 

¿Cuando se alcanza la curación de la agorafobia?

Cuando los pacientes con este desorden aprenden a lidiar estos trastornos, sus ataques se producen a intervalos cada vez mayores y durante un período de tiempo más corto.

Por lo general estos trastornos desaparecen para siempre sólo después de que el paciente ya no les da tanta importancia. Por esta razón, cuando el médico le pregunta a un paciente cuándo fue la última vez que tuvo un ataque de pánico y el paciente no recuerda con exactitud cuando ocurrió, podemos dar por hecho que está próximo a poder vencer la agorafobia.

Nota: La información y sugerencias contenidas en este artículo son sólo para propósitos informativos. Si usted necesita curar la agorafobia, es necesario que visite a un psiquiatra y a un psicólogo puesto que por lo general, no es posible superar la agorafobia por uno mismo, hay que pedir ayuda y pedirla ya.