Fobia social y evitación

En este artículo no voy a hablar de la agorafobia, sino de la fobia social. Yo he sufrido toda la vida de fobia social, aunque es cierto que ahora puedo decir, que he superado el problema, sigo siendo una persona más bien introvertida que extrovertida, pero no hasta el extremo que lo era hasta hace unos años atrás.

Ahora mi timidez es moderada, y ya no me impide conocer otras personas, hablar en público, ni me impide mostrarme de un modo mucho más espontáneo y auténtico. Y es que lo más grave de la fobia social, no es únicamente la ansiedad, sino sobre todo, sus consecuencias más a largo plazo: soledad, evitación, dificultad para encontrar pareja y hacer amigos, para desenvolverme bien en muchos trabajos, etc.

Cuando pienso en la palabra fobia social, pienso sobre todo en tres cosas fundamentales: Inadecuación, evitación y aislamiento. Vamos a ver, a qué se refieren estos tres conceptos.

Inadecuación

La persona se siente siempre inadecuada en cualquier ambiente social, sea en el trabajo, con la familiar o los amigos. Es una sensación de inferioridad, de humillación y de que la persona no pertenece a ningún lugar en específico y se siente como un pez fuera del agua en cualquier situación, en cualquier contexto social. Esa sensación de sentirse un pez fuera del agua causará la evitación.

Evitación

Entonces, ¿qué es la evitación? Es justamente evitar el contacto con otras personas para no recibir el rechazo y la humillación a la que tanto teme. Su gran temor es precisamente ser criticado, ser humillado por los otros. Por eso, son personas que están todo el tiempo observando constantemente a los demás, incluso sus expresiones faciales, pero observando con el propósito de percibir algo negativo que pueda ir en contra de ellas. Entonces, podemos percibir como la influencia de los demás afectan a estas personas y las convierten en seres extremadamente solitarios.

Aislamiento

El aislamiento es muy grande. Muchas veces son personas que no consiguen ni siquiera trabajar porque el miedo, literalmente, de enfrentar a los demás, es muy grande.

En el caso de la fobia social, la persona teme permanecer en sitios públicos porque siente pánico de estar en contacto con las multitudes. Pero cuando hablamos de evitación, aquí la persona está evitando esas multitudes porque ella teme ser percibida, y por “percibida” ella puede, automáticamente, sentirse humillada y rechazada. Ese trastorno empieza en la niñez, generalmente son niños que se muestran muy tímidos, aislados, y, probablemente, por eso pasan desapercibidos. La manifestación real del trastorno es hacia el final de la adolescencia y como gran parte de los trastornos generalmente aparecen claramente al final de la juventud.

Las implicaciones de la fobia social

fobia-social

Esta fobia muchas veces altera la rutina diaria de las personas y las hace perder oportunidades. Por ejemplo, pensemos en una persona que sufre del trastorno y recibe una promoción en su trabajo, la persona entra en pánico y no va a conseguir enfrentar la promoción porque ella va a temer que sea juzgada, que la vean con ojos críticos y eso es insoportable para estos pacientes.

Generalmente estas personas solo consiguen relacionarse con su familia y unos pocos amigos, y aunque eso ocurra, ese amigo, o esos amigos, necesitan demostrar total aceptación de cómo es esa persona y entender que sufre de un trastorno limitante que requiere comprensión y apoyo. De lo contrario el sentimiento de rechazo sería insoportable para quienes sufren estos trastornos, por eso es muy complicado.

 

Tener una relación afectiva es muy complicado para estas personas porque ellas necesitan sentirse seguras en extremo. Imaginemos que ésta persona realmente siente esa seguridad completa y extrema, eso puede generar dependencia. La persona depende del compañero porque ese compañero le ha mostrado que la comprende. Otra cosa habitual, especialmente en los hombres, es la dificultad para encontrar pareja, o para ligar y conocer gente.

El miedo al rechazo, hace que muchas personas nunca tomen la iniciativa de acercarse a conocer a alguien que les gusta, con lo cual, es muy probable que nunca lleguen a encontrar pareja, y tengan una vida marcada por la soledad. Y la soledad, cuando no es elegida, puede causar un gran sufrimiento emocional y tristeza. Tampoco debemos confundir este trastorno con el de personalidad dependiente, que es muy parecido, pero la persona con trastorno dependiente tiene una necesidad patológica, obsesiva y enfermiza de sentir afecto y de sentir cuidado. Estos trastornos son complejos y tienden a confundir inclusive a profesionales con experiencia.

Leave a Reply