Las dificultades de la curación (artículo de invitado)

Este artículo ha sido escrito por una de las lectoras del blog. Me contactó por correo, pidiéndome consejos para su proceso de curación, y me preguntó si podía publicar un artículo escrito por ella, en el que deseaba dar ánimos a todos los lectores de la web. Por supuesto le dije que sí, y comprendí que muchas veces, un mensaje de ánimo significa mucho para los enfermos de la agorafobia. Sin más, aquí está su artículo:

Salir de a agorafobia es posible, vencerla es sólo cuestión de paciencia y fuerza de voluntad. Para cada persona, esta se manifiesta de un modo ligeramente diferente, me explico, entre los agorafóbicos que yo conozco, sólo tenemos TODOS un denominador común, EL MIEDO.

Los síntomas varían mucho, pero el miedo a las crisis de ansiedad, a los ataques de pánico, a cualquier sintomatología, entre ellas mareos, náuseas, visión borrosa y podría nombrar muchos más, ese miedo es lo que tenemos en común, y es por lo que tenemos que luchar.

Llevo ya varias semanas mal, entre unas cosas y otras, me he olvidado de mí y la agorafobia ha vuelto de manera bestial. Pero estoy aquí otra vez, ya no estoy en mi casa, en esa jaula en la que me convenzo de que nada puede pasarme.

Estoy de viaje, SI, estoy a unas cuatro horas en barco de mi hogar, tengo miedo y por supuesto no me fui sola, pero necesitaba una terapia de choque porque ya el pomo de la puerta comenzaba a darme pánico, incluso la idea de tener que salir, sólo pensarlo me pone mal.

El viaje fue un horror, vomitaba sin parar y creía que no podía respirar y apenas me mantenía quieta en el sillón del barco mientras escuchaba gritos de niños jugando y gente hablando y mil cosas a las que no debería estar prestando atención.

Cuando llegamos a destino apenas me mantenía en pie, pero poco a poco y después de vomitar otros dos días ya he podido escribir. No os cuento esto para que pilléis una maleta y el primer barco o avión, sólo quiero que os deis cuenta de que vais a pasarlo mal tanto dentro como fuera de casa.

motivacion-curacion-agorafobia

Llega un día en que creemos que la ansiedad no va a terminar, que las crisis nos abandonan por un momento y luego vuelven con más fuerza, no puedo deciros que es incierto.

La verdad es que yo llevo muchísimo tiempo luchando contra crisis de ansiedad, ataques de pánico, miedos, la agorafobia en sí misma y hay muchas veces que realmente pienso que estoy volviendo al principio.

Comienzan esos temores que son totalmente irracionales, esa sensación de que no valgo para nada ni nadie y entonces, cuando casi firmaría que no importa lo que haga porque todo seguirá igual, aparece alguien y te dice exactamente lo que necesitas escuchar.

Esas palabras que no te atreves a reproducir pero que suenan a gloria, es como un salvavidas puesto a tu alcance y me obligo a agarrarlo, a agarrarme a la vida fuerte, a luchar, a caer pero a levantarme, y a mirar de frente a la vida, a la ansiedad, al miedo y a cualquiera que diga que no merece la pena y contestarle que SI MERECE LA PENA VIVIR, que luchar forma parte de la vida.

Nunca viene mal que confíen en ti, que te recuerden que te quieren, así que ya que yo he tenido el privilegio de contar con la ayuda impagable de un amigo, ese que a pesar de la distancia hace sentir que puedo luchar contra cualquier miedo y me recuerda lo agradecida que debo estar por todas las personas que me rodean, quiero deciros a cada uno de vosotros que se puede curar la agorafibia.

Cada uno de vosotros tenéis como mínimo a una persona que seguro que os adora, y me atrevo a decir que a más de una. Y si por alguna razón no la tenéis, ya os lo digo yo, con lo complicada que es esta patología y que estés leyendo esto es de admirar y sobretodo demuestra que intentas salir de ello, así que os mando la fuerza, la esperanza y todo lo que necesitáis, a cambio de que sigáis con la lucha, ganaremos…

Laura García.

Leave a Reply