Miedo a salir de casa

La agorafobia es un tipo de trastorno de ansiedad en el que se temen y se evitan espacios abiertos, lugares desconocidos o situaciones que pueden causar pánico, lo que produce que el paciente se sienta encarcelado, indefenso o avergonzado, y esto genera un miedo a salir de casa.

La ansiedad es causada por el hecho, injustificado, de que no hay una manera “fácil” de escapar de la situación u obtener ayuda si la ansiedad se intensifica. La mayoría de las personas que tienen este trastorno de ansiedad desarrollan esta fobia después de uno o más ataques de pánico, lo que hace que se preocupen por otro ataque y evitan los lugares donde podría ocurrir de nuevo.

 

¿Tienes miedo de salir de casa?

Las personas con agorafobia a menudo tienen dificultades para sentirse seguras en cualquier lugar público, especialmente donde hay espacios múltiples como por ejemplo un centro comercial. Esta obsesión compulsiva puede ser extremadamente introspectiva y los pacientes que la padecen tienden a desarrollar un modelo de comportamiento radical para evitar situaciones rutinarias, como salir de compras o asistir a un espectáculo público.

Puede sentir que necesita que un compañero de confianza, como un pariente o amigo, que lo acompañe a lugares públicos. El transporte público puede ser tan atemorizante que es imposible que el paciente se sienta capaz de salir de la casa.

 

Es común que todos nosotros en algún momento sintamos temor de ir a un determinado lugar, ya sea por la hora, las dificultades del clima, delincuencia, etc. Pero cuando una persona se niega por completo a salir de casa y evita ir a cualquier lugar público porque el hecho de salir lo hace sentir enfermo sin que exista una razón en particular, es posible que sufra agorafobia.

Y si además está dispuesto a salir sólo a un número limitado de lugares previamente definidos, es bastante probable que sufra este trastorno de ansiedad. Para un paciente, evitar salir de la casa reduce las probabilidades de seguir sintiendo ataques de pánico, con lo que el miedo a salir de casa limita enormemente la vida de estas personas. No obstante, el diagnóstico debe hacerlo siempre un psicólogo.

 

miedo-a-salir-de-casa

 

El paciente tiene una preocupación persistente acerca de cualquier posibilidad de ataques de pánico o pérdida de control en lugares públicos. El diagnóstico y el tratamiento pueden variar de un caso a otro.
Al sufrir de agorafobia, el paciente puede sentir miedo o preocupación en algunos lugares o situaciones, como por ejemplo:
– Transporte público (autobuses, trenes, barcos o aviones).
– Amplios espacios abiertos (aparcamientos, muelles).
– Espacios cerrados con gran cantidad de personas (salas de teatro o de cine).

En definitiva, esta preocupación se manifiesta como miedo a salir de casa dado que el paciente sabe que en casa no le ocurrirá dicho ataque.

 

La agorafobia no es lo mismo que la fobia social

La fobia social se caracteriza por el miedo injustificado a la exposición pública, a ser el foco de atención o a tener contacto personal en las interacciones sociales, como por ejemplo reuniones, fiestas, bodas, etc. Los agorafóbicos, en la mayoría de los casos, son capaces de tener un comportamiento funcional y adaptarse a ciertas interacciones sociales, no experimentando el mismo tipo de dificultad para tratar con otras personas, como los pacientes con fobia social.

 

La agorafobia no es tanto el miedo a la exposición pública, sino más bien el miedo incontrolable de sufrir ataques de pánico o de pérdida de control físico y/o emocional en un ambiente donde la ayuda puede no estar disponible, ser ineficaz o simplemente pedirla resultaría embarazosa. Existen dos tipos documentados de agorafobia: con y sin antecedentes de trastorno de pánico.

La distinción entre los dos tipos de tipos puede parecer un poco más sutil, pero desde un punto de vista psicológico, hay implicaciones significativas. El tratamiento varía dependiendo de si la persona está preocupada por la posibilidad de sufrir un ataque de pánico real o y si tiene mucho o poco miedo a salir de casa, o en su defecto nunca lo ha experimentado y sólo es capaz de perder el control en público.

Leave a Reply