Trastornos de ansiedad

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que el 33% de la población mundial sufre de ansiedad, y países como España aparecen entre los primeros en la lista de la OMS. Estos trastornos mentales son la tercera causa de ausencia laboral en muchos países desarrollados o en vías de desarrollo.

Fobia social, agorafobia y síndrome de pánico. ¿Cómo se curan?

No es desde hoy que hemos oído hablar de estos padecimientos. En las revistas, Internet, en la televisión, los entornos sociales, en donde uno esté, este tema está siempre en la agenda. Pareciera ser muy difícil creer que la depresión y los trastornos mentales sean el mal del siglo como muchos afirman y para eso vamos a evaluar cuidadosamente la historia de la humanidad. Podemos ver que estas enfermedades siempre han existido, tal vez de una manera más encubierta, tal vez incluso más aislada, pero siempre han existido. Podemos dar algunos ejemplos:

trastornos de ansiedadComo se puede observar estas dolencias han estado presentes en diferentes épocas de la humanidad. Personas que, sin importar su procedencia, lugar y tiempo han sufrido de depresión, trastornos mentales, bipolaridad y así sucesivamente. Es importante saber que dichas afecciones siempre han existido. Las causas y raíces de estos trastornos mentales son innumerables, por ejemplo la herencia, la composición cerebral, algún trauma violento que pudo haber sufrido el paciente en la infancia, etc. Los factores son innumerables, pero existe la posibilidad de curar o por lo menos controlar dichos trastornos.

En cuanto al trastorno en sí, debemos tener en cuenta que tiene varias ramificaciones. En el presente artículo nos centraremos en tres de ellas, que son: Fobia Social, Agorafobia y Síndrome de Pánico. Antes de ahondar en el tema, especificaremos un poco lo que cada una de ellas desencadena en nuestros cuerpos y mentes.

Síndrome de Pánico: Es un tipo de trastorno de ansiedad caracterizado por crisis inesperadas de desesperación, ansiedad y/o miedo intenso a que algo muy malo pueda suceder, inclusive sin haber un peligro eminente. Es una condición muy delicada no sólo porque tiene el poder de crear un círculo vicioso, sino también porque puede producir recaídas continuas y la sensación de miedo y pánico se producen más a menudo en un corto espacio de tiempo. Muchas veces el paciente termina atrapado por el síndrome y eso acaba alterando de forma drástica su rutina de vida diaria, llevando a la persona a perder el control, el temperamento, e inclusive a morir debido a un infarto.

Agorafobia: Es el tema central de este blog, y te recomiendo leer todas las otras secciones de esta web para aprender más sobre ella. Es un trastorno aracterizado por el miedo intenso a estar en lugares abiertos o desconocidos y la necesidad desesperada de salir refugiarse en un lugar “seguro”. Es una situación que puede tornarse muy peligrosa por la imprevisible necesidad de salir, por ejemplo de aviones, autobuses, ascensores, etc. El intenso miedo que produce la agorafobia puede tener consecuencias extremas que imposibiliten al paciente salir de la casa y la condición se manifiesta en síntomas físicos intensos de miedo y ansiedad. Por ejemplo, la fobia al movimiento o al encierro se manifestará a la hora de usar el ascensor, por lo que el trastorno aparentemente no se manifiesta en algo que no sea específico para las personas diagnosticadas con agorafobia.

Fobia social: Ser tímido es muy común y normal, estar nervioso y ansioso por hablar en público puede ser considerado normal, muchas personas pasan por esto. Lo que hace la diferencia entre una persona «sana» y una persona que tiene una fobia social es la absoluta imposibilidad de comunicarse o recibir contacto con la gente. La idea de ir a una fiesta o a cualquier evento social puede convertirse en un evento extremo y puede alcanzar un nivel peligroso en la persona que la padece evitando en la medida de lo posible cualquier tipo de contacto con otra persona inclusive por medio de la violencia física.

Leave a Reply