Cerebro, ansiedad y adaptación

Médicos psicólogos y académicos con regularidad afirman que los pacientes mejoraron en todos los aspectos luego de una efectiva reconducción. En el caso de los niños comienzan a hacerlo con sus padres, porque sus padres son obviamente intelectualmente más capaces de guiarlos en la dirección correcta a través del programa, y la consecuencia de ello es que en el caso de los trastornos de ansiedad y depresión en cierta medida no sólo hace desaparecer dichas condiciones, sino que además nos hace madurar.

ansiedadUna vez que el paciente comprende que no le pasa nada malo sabe que en realidad necesita  reconducir esta energía de un modo diferente, pero ¿qué pasa con el cerebro? ¿Por qué tenemos estas reacciones?

 

¿Qué sucede en el cerebro?

En realidad pasan varias cosas a la vez. Está claro que tenemos una reacción de ansiedad principal y es algo que ha ido cambiando a lo largo de nuestra evolución como humanos, a medida que fuimos evolucionando nos hicimos más competentes al desarrollar ojos, orejas y al desarrollar la capacidad para desplazarnos de diferentes maneras tuvimos que hacerlo según iban cambiando nuestros entornos, obviamente me estoy refiriendo a los orígenes de la evolución humana cuando éramos organismos unicelulares, después evolucionamos y nos convertimos en animales anfibios y finalmente evolucionamos a primates.

 

A lo largo de dichos procesos evolutivos, nuestros cuerpos se fueron transformando para adaptarse a nuestro entorno e incluso ahora en todo el mundo podemos ver diferentes razas de personas, cuyos cuerpos se han adaptado a un entorno concreto. Son más pequeños, más bajos, más rápidos, más lentos, más grandes, se han producido muchísimos cambios evolutivos, pero todo ello es consecuencia de la recepción de datos de nuestro entorno.

El cerebro también es una estructura compleja que logra reacciones muy potentes pero a estímulos muy simples, básicamente lo que sucede es que en el cerebro tenemos una instalación eléctrica física: nuestro sistema neurológico. Todas las vías neuronales son en realidad vías neuronales físicas, como la instalación eléctrica de una casa y cuando experimentamos el mundo que nos rodea, estas se conectan, se reinstalan, cambian y se modifican constantemente.

 

De hecho a ello se le denomina plasticidad neuronal y es el modo en que el cerebro aprende, por eso cuando aprendemos a escribir, escribimos una letra y después la unimos a otra y repetimos el proceso hasta que sabemos escribir una palabra completa. El proceso de escritura física manual equivale a enviarle una copia de seguridad de información neurológica al cerebro y que éste la almacene para que la próxima vez que tengamos que escribir nos acordemos de escribir la palabra gato en el orden concreto, para que nuestra mano sepa hacerlo y para que nuestro cerebro sepa cómo ordenarle a la mano que lo haga, así es cómo se produce la evolución.

 

Los límites de la evolución

cerebro
Siempre estamos aprendiendo y evolucionando, pero hubo un “pequeño accidente de tren” en el proceso evolutivo. Nuestra evolución como seres humanos a lo largo de los últimos miles de años se ha detenido y no hemos evolucionado demasiado físicamente aunque sí psicológicamente. Debido a todo lo que ha pasado en nuestra evolución, tenemos que entender que lo que ha pasado es que ha habido un grupo de personas que se han alejado del proceso de lo que es un trabajo mecánico, y han desempeñado trabajos intelectuales ligados a elevados niveles de responsabilidad, de presión, y de estrés. Por eso en nuestras sociedades hay personas que tienen una inteligencia avanzada, una inteligencia creativa y trabajos de gran responsabilidad, y son esas las personas de las que he dicho anteriormente que tienen esta predisposición a desarrollar altos niveles de ansiedad.

Lo que está pasando en el cerebro es que la mente creativa está interactuando con la reacción de ansiedad y la reacción de ansiedad está enviando señales que representen un riesgo en el entorno, nuestro cerebro evalúa (por la mente pasan miles de evaluaciones de riesgo) y entonces nuestros niveles ansiedad regresan a la normalidad. Pero en el caso de las personas con altos niveles de ansiedad es que dicha reacción no desaparece y permanece activa, debido a eso los pacientes experimentan la sensación que el corazón late muy rápidamente, o nudos en el estómago, sensaciones propias de la ansiedad que sencillamente no desaparecen una vez superado el riesgo en el entorno.

Leave a Reply